Hoy: Genio maligno con fritas

“¿Qué hacemos con los chicos?”

Por estas épocas suelo pispear en varios noticiarios la frase elegida como título de este análisis. “¿Qué hacemos con los chicos en las vacaciones?” les dicen a los periodistas que se pregunten frente a cámara. Suelo responder con una pregunta “¿Quererlos?”.

¿Por qué se preguntan esto los noticiarios? Creo que en parte se debe a que van a promocionar obras de teatro y alguna que otra película o escuela de verano, y puede que sea la gran razón por la que armen estos informes. Ahora, el mensaje que están transmitiendo es muy triste, porque más allá de casos puntuales, se supone que la paternidad es algo buscado por las parejas (sin importar su sexualidad), una forma (LA forma dicen varios) por la que las personas forman lazos y vínculos que no se comparan con ir al cine un par de veces, tener sexo en la parte de atrás de un auto o ir un finde a las sierras. Genera una relación de amor y cariño entre padres/madres e hijos que, de ser conscientes de lo que significa la reproducción del ser humano, tirarían el televisor al ver que alguien piensa en los hijos como un objeto al que hay que entretener, que molesta, que cuesta de dinero solamente y que hay que mantener contento así no hace berrinches.

Es obvio que debe costar ser padre, uno siendo hijo es consciente en los momentos en que siente que es un hincha pelotas, que ve a la otra persona cansada y harta, y es de idiota creer que las relaciones son simples y fáciles, eso es una idealización que aburre, las relaciones cuestan pero ese “cuestan” no es el mismo que “me cuesta levantar una piedra de 4 toneladas”, es un “me cuesta entender a la otra persona, me cuesta dejar de lado mis orgullos para poder aportar elementos a la relación”. Este proceso, las situaciones que genera, ya en una pareja (sexual, de noviazgo, de amigos, de cámara de fotos-camarógrafo) son fantásticas, pensar en el descendiente de uno mismo, verlo aprender y enojarse, frustrarse, jugar al ping pong, interesarse por otras cosas, despreciar las de uno, hacerle cosquillas…¿cómo una persona puede penar “uy qué hago este verano con mi hijo?… a ver si en el noticiero de Telefé o del Trece tienen la respuesta”?

Este post está hecho desde la bronca que da ver esos informes, no me parece interesante laburar a partir de esa sensación, pero hay veces que hace falta lanzar post al aire, como tirar un toscazo en alguna ruta del sur oeste argentino con don Moure.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s