Hoy: Genio maligno con fritas

Apología al desinterés (The Big Lebowski)

Eso genera El Gran Lebowski, film de los hermanos Coen, ya citados anteriormente en este espacio.  Tras ganar el Oscar con Fargo, se lanzan a la aventura de expresar su desinterés por todo, estoy siendo extremista, por casi todo. “Desinterés” según la Real Academia Española significa: “Falta de interés por algo” y “Desapego y desprendimiento de todo provecho personal, próximo o remoto”. Si esa oración no sintetiza al personaje interpretado por el gran gran gran Jeff (Bridges), pega en el palo, pica en la línea y entra por culpa de un pozo.

No le importan sus objetos materiales (al dude, como se hace llamar Lebowski), salvo una alfombra y algunos cassettes que posee. Si le importa jugar a los bolos con sus dos amigos (John Goodman y Steve Buscemi, otros dos gran gran gran), y tomar su bebida preferida el White Russian (Vodka, licor de café y leche). Los diálogos entre los tres son también desinteresados, ninguno escucha del todo al otro, cada uno mantiene su pensamiento en vos alta, que se va alejando del problema o tema que disparó esa charla. Por ejemplo, cuando Buscemi se confunde a Lenin con Lennon:

Esa es su fantástica rutina. Paga la leche que compra en el supermercado con un cheque. Y paga su renta. No hay nada más. Vuelve a su casa y le roban la alfombra, unos patoteros le pegan y lo amenazan con que devuelva el dinero. Lo confunden con el supuesto multimillonario, que tiene el mismo nombre, Lebowski. Va en busca de su alfombra a lo del millonario, él le dice que no puede hacer nada. Se roba una de sus alfombras. Luego lo llaman para que entregue el dinero de rescate por el supuesto secuestro de la novia de don Lebowski. Goodman se mete, no les dan el dinero, piensan que van a matar a la chica, piensan que le cortaron el dedo del pie…pero no. Lo que le sigue es una serie de altercados Coen, en donde los obstáculos y los personajes-obstáculo que se anteponen al “dude”, empiezan a hacer preguntar el por qué de todo eso. ¿Por qué terminan destruyendo una Ferrari nueva? ¿Por qué termina en la mansión de un director de películas pornográficas? ¿Por qué termina embarazando a la hija del millonario Lebowski?

Por el desinterés completo hacia los obstáculos requeridos según supuestos narrativos. Los Coen llevan al extremo las peripecias que sus personajes sufren al perseguir un maletín con dinero. La diferencia es que Lebowski no quiere ser millonario, quiere ser un cero a la izquierda, como diría mi abuela. Estar tirado escuchando música o un compilado de sonidos de un juego de bolos. Bañarse y fumar marihuana. Hacerse un trago de (bebida) y jugar al bowling.

Los títulos del film están armados sobre una secuencia que los fanáticos de las etiquetas podrían  llamar escenas “documentales”, en donde se nos representa el mundo del Bowling. Música de fondo, cámara lenta, planos estéticamente equilibrados, armónicos y prolijamente planeados, mostrando detalles, parcializando y fragmentando los elementos que componen ese mundo, para que con esos pedacitos nos hagamos la imagen general:


Otro elemento interesante es el personaje que al comienzo es una voz en off que a modo de narrador de cuento nos contextualiza en dónde va a transcurrir la historia y quién va a ser nuestro héroe posmoderno, porque si algo es Lebowski, es eso, la idea de una persona posmoderna, quien ya no cree en nada ni quiere hacer nada trascendental, simplemente estar y no ser (perdón Kant y Heidegger).  Algunos podrían decir que es un hippie en el S XX…para pensarlo.

En conclusión, tomando la idea central de esta serie de mini análisis de la filmografía Coen, con la intención de emparentarlos con la idea de Albert Camus, acerca del absurdo de la existencia humana, se podría decir (puedo decir) que el absurdo está percibido por el espectador y no reside como en otros films, en el personaje testigo que ve al principal trabado en situaciones ilógicas…en este caso, aquel que al final del film vuelve a su estado normal, a su cotidianidad, pero habiendo visto un momento en la vida de alguien que se aleja totalmente de sus costumbres, y le demuestra que las personas y sus deseos no tienen el más mínimo sentido, aquel que ve todo esto, es (soy, somos) el espectador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s