Hoy: Genio maligno con fritas

Los hombres que miraban fijo a las cabras

“Los hombre que miraban fijo a las cabras”. [1]

Un General del ejército de los Estados Unidos, sentado en su escritorio, observa sin pestañear la pared que tiene frente a si. Se perciben gotas de sudor y muecas en la boca, parece tensionado y concentrado. Dice:

¿Boone?

Fuera de campo alguien le responde:

Si general.

El General informa:

Iré a la oficina contigua.

Se levanta observando la pared, sin dejar de pestañear en ningún momento, y corre hacia ella. Se la choca de frente cayendo al suelo.

General:

Maldición.

Así comienza “The man who stare at goats”.

Bob Wilton, el personaje principal (interpretado por el gran y sonriente Ewan McGregor), se encuentra sentado en su escritorio, en la redacción del diario para el que trabaja como periodista. Mientras se levanta y corre hacia la pared, se lo escucha afirmar en la voz off que acompaña a lo largo y ancho del film, que “…hoy más que nunca necesitamos a los Jedis.” Bob corre hasta la pared, y la atraviesa. Un cuadro colgado cae al suelo.

Así termina “The man who stare at goats”.

Todo lo que sucede entre estas dos escenas es una oda al absurdo, al humor que se puede lograr partiendo de él, con la intención de mostrar que las personas absurdas, las que hacen del sin sentido aparente una forma de vida, son aquellas que encuentran realmente un camino hacia la felicidad (aunque suene a libro de autoayuda, créanme, a partir de esta película voy a intentar todos los días atravesar la pared de mi pieza).

Estos hombres son concientes de la irracionalidad del mundo, y encuentran en acciones inútiles, como intentar matar una cabra con la mirada, el lugar donde realmente pueden desplegar todas sus ideas y delirios, donde pueden ser ellos mismos, y lo particularmente brillante de esta obra, es que lo hacen dentro de uno de los ejércitos más grandes del globo, el de los “yankies”.

Tras su actividad en la guerra de Vietnam, Bill Django (personaje desarrollado por Jeff Bridges), decide investigar nuevas formas de entrenamiento para los soldados, con el fin de crear Súper Soldados, capaces de derrotar al enemigo con tácticas que varían entre el camuflaje, la observación y la ubicación de personas a través de la mente (es como si El Dude de “El gran Lebowski”[2] se hiciera cargo de un pelotón del ejército básicamente).

Los soldados allí bailan, se sueltan, se dejan el pelo largo, ingieren otro tipo de alimentos, no tienen rangos, solo niveles por los que van pasando y desarrollando sus propias habilidades (hasta logran disolver nubes con la vista).

De este cúmulo de acciones y caracterizaciones, se desprenden dos premisas que la narración lleva como insignia:

  • La primera, es una burla hacia los héroes que se desarrollan a partir de las tragedias, hacia los elegidos que vienen en a liberar sociedades y mundos enteros, la idea que atraviesa al film es la mencionada al principio, la de reconocer el absurdo del mundo en general, que estamos rodeados de irracionalidad, como dice Albert Camus “El hombre absurdo eliminando todo término absoluto, debe vivir según sus límites, incluyendo su condición perecedera”[3]. Es la conciencia de que cada uno de nosotros tiene fecha de vencimiento, como el saché de mayonesa que te dan en el Mc Donald.
  • La segunda, es el ridículo que representan hoy los ejércitos y las guerras, cualquiera sea la nacionalidad y justificación que se les de, respectivamente. Que haya personajes que se fanaticen con la labor de estos Súper Soldados, o hasta la frase que menciona que consiguieron el presupuesto ya que al presidente Nixon le gustaba mirar “Star Trek”, no son más que chistes que el film pone de manifiesto, para mostrar lo absurdos que son/somos.

Por otro lado, el film como muchas otras comedias, juega con los llamados “obstáculos” o “peripecias” que los personajes deben sortear para lograr sus objetivos. Por ejemplo, estas son las situaciones y resoluciones de una secuencia de “The men..”:

  • McGregor y Clooney son secuestrados por un grupo de iraquíes,
  • Logran escapar gritándoles y pegando un par de piñas básicamente,
  • Luego rescatan a un iraquí que estaba de rehén junto a ellos, (no sin antes atropellarlo con la camioneta en la que escapaban),
  • Los tres son interceptados por estadounidenses que vienen a invertir en Medio Oriente, para poner puestos de comidas chatarra e inmobiliarias, para capitalizar la zona,
  • Son llevados hasta una ciudad cerca, allí este grupo de estadounidenses se tirotea con otro, debido a la ridícula paranoia de buscar enemigos por todos lados,
  • Por este hecho, McGregor, Clooney y el iraquí escapan de ellos caminando.
  • Resolvieron el secuestro de dos estadounidenses en Irak, de manera ridícula y disparatada, pero coherente a la propuesta que el argumento plantea.

Hasta en la secuencia iniciales de títulos se esboza otro guiño al absurdo, y es a través de la música que esto funciona, ya que con un tema que de manera arbitraria puedo catalogar como alegre y bailable, se muestran imágenes de archivo del conflicto que planteó Estados Unidos hace ya varios años (bombardeos, soldados, gente derribando un monumento de Sadam Husein, etc.) Esas misma imágenes con una orquesta de cuerdas de fondo, interpretando una pieza barroca, haría emocionar y golpear el ánimo del espectador, logrando que diga “qué barbaridad”…mientras que este tema musical logra que se esboce una sonrisa, que todo pierda dramatismo y seriedad…es el cuidado que hay que tener, no con la música en sí, sino con quién y cómo la emplea, y qué quiere hacernos sentir y pensar.

Así “The man who stare at goats” encuentra en el uso del absurdo, el eje fundamental por el cual se burla, critica, analiza y hasta hace feliz a sus personajes, y en donde el único pensamiento y formato de vida propuesto, es el de los “Jedis”.


[1] “The men who stare at goats”, Grant Heslov, año 2009

[2] “The big Lebowski”, Joel y Ethan Coen, año 1998.

[3] “La estética del absurdo en Albert Camus”. Adolfo Monje Justo. Año

Volver a los platos del día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s